Norma y el árbol de palomas

¿Cuántas palomas caben en un duelo?

Publicidad
Publicidad Banco Galicia

Las sobras no sobran en el chalecito.

Terminado el almuerzo, con pompa campera, comienza la ceremonia de migajear. El desgrane le devuelve a los restos la dignidad de alimento que hasta hace minutos presumían.

Los cientos de ahora granos se acopian en un balde blanco de plástico que a falta de mango se deja sostener por los dedos de la señora de la casa. 

De vereda y espíritu generoso, Norma sale a la calle todas las siestas con balde en mano a alimentar a las palomas.

El ritual se repite desde su Bahía Blanca nupcial, donde era gusto de Juan consentirlas.

El sino de su destino marcial les tenía preparada una vida nómade, y en cada pueblo; Don Toto (Juan para nosotros) repetía la ofrenda diaria.  

Y dónde fueran, eran conocidos por sus palomas. Y llegaban de a cienes.  Y a dónde ellos anidaran. Ellas también. 

Son las 3 y 17 de la siesta y en su puerta, el palomar espera. Saben del ritual. Todas las palomas del barrio Huilliches de Neuquén saben del ritual. Y su casita se regocija enorme y esquinero nido.  

Un remolino de alas envuelve a Norma y en ese túnel de gusano ella es amada.

… 

Las migas se terminan.

El portal desaparece.

Todo vuelve a su lugar.

Las palomas a los árboles.

Norma a sus quehaceres.

Y Juan, al perfume que lo sobrevive en su costado vacío del placard.




Publicidad
Publicidad Banco Galicia
Publicidad
Publicidad Universal
Publicidad
Publicidad Banco Galicia
Colaboración

¿Te gusta Patáforas?
Ayudanos a seguir creando contenido

Invitános un cafecito

Seguí leyendo