"Debo Palabras" y la inquilina de su alma y sus días como raíz

Un relato poético sobre un embarazo desromantizado. (Por Mime Mascaró)

Publicidad
Publicidad Movistar


Con la fascinación que despierta el abismo que nace del efecto espejo de dos espejos al reflejarse; así fui abducida por la necesidad de hablar con la poetisa y artista visual y raíz y sombra y mandrágora y laberinta y fonda de mar y corteza de árbol “Debo Palabras” sobre cómo transcurren sus días como raíz y alimento del ser que germina por dentro.

La sensación de infinito que nace del apareamiento entre dos espejos en reflejo, despliega una fabulosa serie de fenómenos de  refracción/reflexión. Lo mismo, idéntico, igual; nace de oír los pensamientos de Debo Palabras sobre sus 9 lunas.


- Tu poética se detiene a diseccionar los seres que te habitan. Esta vez, atravesando las lunas finales de tu embarazo, ¿Qué sabes del ser que te habita?

- Sé que la tengo que escuchar. Sé que tengo que dejar lugar al asombro, a la sorpresa de un día a día cambiante, que no definirla es lo que más libertad le va a dar. En realidad, creo que cuanto menos sepa de ella más le voy a permitir dejarme saber. Si bien ella por ahora está dentro mío y que será inquilina de mi alma por unos años, es una persona a parte de mí, y no es igual que cualquier otro ser que me habita, saber darle su lugar y respetarlo desde un principio es uno de los desafíos más grandes que me está dando la vida, hermoso y aterrador. 

- Dar a luz, alumbramiento... conceptos presentes tanto en la narrativa del arte como en la del nacer. Esta idea subyacente de la luz y la vida, ¿En cuanto refleja tu experiencia personalísima del estar embarazada? Si hay luz, entonces hay sombras. ¿Hay sombras? ¿Cuales?

- Quizá esa tolerancia a la luz y a la sombra es de lo más valioso que me aporta este momento. Ese entender que mucho de lo que pasa en gestación no se controla, no se decide, el cuerpo crece a su ritmo, a su modo. El respeto calmo de la experiencia. Siento que todo brota o se encoge según una voz que me es oculta, que no descifro ni comprendo pero que intuyo sabia y amorosa.

"Dejar ser a la vida es tan sencillo como complejo"

- Cientos de días siendo raíz de tu descendencia... ¿Cómo ha sido tu vida como raíz?

- Suele pasar que cuando creamos una obrita, un poema, creemos que tenemos cierto control sobre lo que ese nuevo ser genere. Una de las razones por las que más me gusta hablar con la gente y escuchar sus devoluciones de mi arte es porque me doy cuenta que nada transita los caminos que yo supongo. La vida siempre asombra, siempre se renueva y reinventa. Aprender a ser como ella es una de mis grandes búsquedas. Estar embarazada en este sentido ha sido muy similar, nada está siendo como yo me lo hubiera imaginado y es genial porque la vida es infinitamente más creativa que yo y además es sabia. 

- ¿Y tu vida como alimento?

- Fractal. Sentir la fractalidad incontrolable y profunda. Revisando mucho hacia adentro y hacia afuera. Amigarme con el pasado para un futuro amoroso.  

"Ha sido silencio oscuro de barro. Pero ese barrito que huele a tierra fértil, a promesa de flor"

Es un silencio de bajo tierra y una oscuridad de ojo cerrado que se prepara para la sorpresa enorme que espera al volver a abrirlos. Una vez más aprender a respetar cada parte del proceso, los momentos en los que en la superficie parece nada pasará pero que de repente estalla en colores, aromas y sabores. Ser el alimento de alguien es una gran responsabilidad, otra vez se vuelve fractal, es fundamental aprender a alimentarme para ser nutritiva. Este deseo de aprender ya estaba presente en mi quehacer artístico, ahora cobra una nueva dimensión.

- ¿Cómo traducirías el viaje emocional de tu embarazo? ¿Y el viaje físico?

- Están muy ligados, es más aprender a ver esa profunda conexión y reconocer un poquito más esa dimensión es otra de las cosas que me enseña esta experiencia. Amo mi cuerpo embarazado, no deja de asombrarme, cada día es nuevo. Siento como si un poco de esa novedad que trae la mirada de mi cachorrita se impregnara en mí y me diera el regalo precioso del asombro. Nada está siendo como yo me lo hubiese imaginado, nada sale como lo espero, aprendo a ser mi espectadora.

- ¿Alguna palabra adquirió nuevo sentido durante este tiempo?

- Silencio. Si bien para mí siempre fue importante el silencio, tanto como la música y la palabra, estarme ahora en un período callado y no poder manejarlo, ver que me posee de una manera intensa me hizo entenderlo y vivirlo como nunca antes. Respetarlo y considerarlo valioso. Siento que es muy fuerte que en estos tiempos todo se vuelva producto, todo es vendible y

"la intimidad corre peligro de extinción. Estar esta gestación prácticamente sin producir obra al respecto  la volvió mucho más importante para mí"

Que este momento no sea uno  más de esos que se vuelven producto, algo me estoy dejando para mí, mi compañero y nuestra pequeña, amigues y nuestra familia. El silencio se volvió obra viva y secreta.


- Has dicho “lo que es pequeño en mi vida es gigante a nivel social”, tu obra nos convida de la experiencia transformadora del cambio de perspectiva y sus escalas, de lo magnífico a lo microscópico; del mapa a la disección… te invitamos a lo mismo…¿Qué te provoca pensarte universo de la vida que se gesta en tu interior?  


- Vértigo. Nunca me sentí tan inmensa, he podido recorrerme por nuevos paisajes que jamás habría imaginado. Identificarme con la tierra, con su nacer y morir constante. Su circularidad de tiempo y de espacio, su ser neutral y amoroso. Esto ya era una búsqueda en mí.

"Vivirlo de esta manera está siendo hermoso, difícil como sobrevivir a una inundación, y calmo como dejarse llevar por la corriente del Limay"

Durante el proceso de realización de esta entrevista, Débora Maldonado dio a luz a su hija Libertad. Y como si haberla acompañado en esta travesía amniótica y umbilical no hubiera sido suficiente regalo para esta observadora; la artista nos regaló además la única obra que creó durante su días como raíz. 


Publicidad
Publicidad Universal
Publicidad
Publicidad Banco Galicia
Publicidad
Publicidad Natura
Colaboración

¿Te gusta Patáforas?
Ayudanos a seguir creando contenido

Invitános un cafecito

Seguí leyendo